1aria -Sarna
image

Sarna

DOCUMENTO EN PDF

Adaptado desde: Taberner Ferrer R, Nadal Nadal A. Sarna (v.1.0/2014). Guía-ABE. Infecciones en Pediatría. Guía rápida para la selección del tratamiento antimicrobiano empírico. Disponible en http://www.guia-abe.es/temas-clinicos-sarna

 

Actualizado en Febrero de 2014

Introducción / puntos clave

La sarna está producida por un ácaro, Sarcoptes scabiei hominis, que excava surcos superficiales en la piel y se transmite por contacto personal directo. El periodo de incubación, tras la infestación, es de 3 a 6 semanas. A los niños los suelen contagiar sus padres, con más frecuencia la madre.

La primera manifestación clínica de la sarna es el prurito, intenso y de predominio nocturno, que respeta la cabeza, salvo en los lactantes. Va seguido de pápulas eritematosas y surcos o túneles en los que se encuentra el parásito y de lesiones secundarias en forma de costras, excoriaciones, eccema o vesículas. Las zonas cutáneas más vulnerables son los pliegues interdigitales de la mano, las muñecas, las axilas, los pezones, las nalgas y los órganos genitales externos. En los lactantes es frecuente la afectación del cuero cabelludo y característica la de palmas y plantas, a menudo con lesiones pustulosas, así como de los dedos, incluso bajo las uñas. Con frecuencia se producen infecciones cutáneas secundarias.

El diagnóstico se establece a partir de la anamnesis, los signos físicos y, si es posible, la demostración del parásito, ante un cuadro de prurito de presentación familiar de más de 2 semanas de duración, en presencia de lesiones específicas como surcos y túneles1 entre los dedos de las manos, pies, genitales, ombligo, muñecas, etc. o lesiones inespecíficas como pápulas, eccema, excoriaciones y nódulos persistentes en grandes pliegues y genitales.

La crema de permetrina al 5% es el tratamiento de elección en niños mayores de dos meses. Una vez realizado el tratamiento, es posible la persistencia del prurito durante algunas semanas2. Todos los familiares que comparten el hogar deben recibir tratamiento al mismo tiempo, para prevenir el contagio y la reinfestación. Es preciso tratar la vestimenta, las toallas y la ropa de cama mediante lavado con agua caliente.

 

Estudios complementarios

 

Indicados en la evaluación inicial

Indicados para diagnóstico de confirmación

Microbiología

No son necesarios; el diagnóstico puede hacerse por la clínica

Visión directa al microscopio óptico del ácaro procedente de una muestra obtenida rascando las lesiones sospechosas (test de Müller3)

Otras pruebas opcionales

 

Dermatoscopia

 

Indicaciones de ingreso hospitalario

Poco frecuentes: situaciones de inmunosupresión, sobreinfección bacteriana o sepsis

 

Tratamiento farmacológico

De elección

Alternativas

Permetrina al 5% en crema4 (en >2 meses de edad). Aplicar durante 8-14 horas y repetir a los 7-10 días

Azufre precipitado al 6-10%5 en cold cream o vaselina

Crotamitón 10% loción6

Ivermectina oral7 en cápsulas (200 mcg/kg) y repetir a los 7-14 días (evitar en pacientes con

 

Otras medidas terapéuticas

El tratamiento debe realizarse simultáneamente a todos los contactos del paciente infestado, tengan o no síntomas porque, tras la infección, la enfermedad puede tardar de 3 a 6 semanas en manifestarse

Lavar la vestimenta, las toallas y la ropa de cama en lavadora con el programa de agua caliente (>50 ºC) y secado posterior en secadora (si se dispone de ella). Una alternativa es mantenerla en una bolsa sellada durante 5-7 días, porque el parásito no vive, en condiciones normales, más de 3 días fuera del huésped

Antihistamínicos en función del prurito

Prestar atención y valorar tratamiento de las infecciones cutáneas secundarias

Los niños que han recibido tratamiento pueden acudir al centro escolar al día siguiente del mismo

 

Referencias bibliográficas

Bécourt C, Marguet C, Balguerie X, et al. Treatment of scabies with oral ivermectin in 15 infants: a retrospective study on tolerance and efficacy. Br J Dermatol. 2013;169:931-3.

Currie BJ, McCarthy JS. Permetrin and ivermectin for scabies. N Eng J Med. 2010;362:717-25.

Hay RJ, Steer A.C, Engelman D, et al. Scabies in the developing world; prevalence, complications, and management. Clin Microbiol Infect. 2012;18:313-23.

National Institute for Health Care and Excellence (NICE). Clinical Knowledge Summaries (CKS). Scabies. [en línea] [actualizado en dic-2011; consultado el 13-oct-2013]. Disponible en http://cks.nice.org.uk/scabies

Scott GR, Chosidow O, Janier M. European Guideline for the Management of Scabies (2010). Int J STD AIDS. 2011;22:301-3.

Scott G, Radcliffe K, Ahmed-Jusuf I, et al. United Kingdom national guideline on the management of scabies infestation (2007). [en línea] [actualizado el 15-feb-2008; consultado el 13-oct-2013]. Disponible en http://www.bashh.org/documents/27/27.pdf

Strong M, Johnstone P. Interventions for treating scabies. Cochrane Database Syst Rev 2007, Issue 3. [en línea] [actualizado el 10-ago-2010; consultado el 13-oct-2013]. Disponible en http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/14651858.CD000320.pub2

Compartir artículo: