Haz tu consulta en la web

TALLER DE CIRUGIA MENOR

Modificado en Marzo de 2014

Documento en PDF

 

INTRODUCCIÓN. EL PAPEL QUIRÚRGICO DEL MÉDICO DE FAMILIA.

Los programas de cirugía menor que se realizan en Atención Primaria supone la recuperación por parte de los médicos de familia de una actividad medica tradicional y que supone un nuevo elemento en la mejora de la gestión sanitaria, teniendo como objetivo dotar al profesional de mayor capacidad resolutiva, ampliando sus posibilidades diagnóstica y terapéuticas y, para el paciente, una reducción del tiempo de espera quirúrgico, que además se realizará en un espacio familiar como el centro de salud, evitándole desplazamientos innecesarios, con la consiguiente satisfacción del usuario y un importante ahorro económico.

La cirugía menor tiene como características comunes la utilización de practicas quirúrgicas sencillas y de corta duración, entre 15 y 30 minutos, que se realiza en tejidos superficiales y/o accesibles y que precisando, en general, anestesia local, tienen riesgo y complicaciones posquirúrgicas escasas, pudiéndose realizar en el quirófano del hospital, en la consulta del centro de salud o incluso en el domicilio del paciente.

PRINCIPIOS BÁSICOS:

PROCEDIMIENTOS QUIRÚRGICOS EN CIRUGÍA MENOR ASUMIBLES EN ATENCIÓN PRIMARIA.

La preparación y el desarrollo de habilidades quirúrgicas, asociado a la experiencia y a la formación médica continuada son las bases sobre las que asentaremos la realización de las diferentes técnicas quirúrgicas.

La licenciatura en medicina y cirugía habilita legalmente al médico para la realización de técnicas de cirugía menor.

Hemos de basarnos en una serie de premisas:

  • No intervenir si no conocemos el diagnóstico o la técnica realizar.
  • Supeditar la técnica quirúrgica al tipo de lesión que vamos a tratar.
  • Evitar utilizar técnicas quirúrgicas destructivas ante lesiones de las cuales desconocemos su diagnóstico previo.
  • Informar al paciente y obtener el consentimiento escrito.

En la atención primaria pueden realizarse con seguridad las siguientes técnicas quirúrgicas:

  1. Afeitado
  2. Biopsia-punch
  3. Escisión fusiforme
  4. Curetaje
  5. Electrocirugía
  6. Reparación y sutura de laceraciones cutáneas
  7. Incisión-drenaje de abscesos
  8. Plastias
  9. Criocirugía
  10. Trombectomia hemorroidal
  11. Laserterapia
  12. Quimiocirugía
EVALUACIÓN MÉDICA DEL PACIENTE ANTE LA CIRUGÍA MENOR EN ATENCIÓN PRIMARIA.

Cualquier proceso de cirugía menor puede tener ciertos riesgos. Por ello al paciente se le debe de realizar una evaluación preoperatorio donde se valoraría:

  • Las enfermedades concomitantes
  • Alergia a anestésicos locales
  • Alteraciones de la coagulación
  • Antecedentes de cicatrización queloide o hipertrófica
  • Trastornos circulatorios, inmunodeficiencias, hepatitis aguda o crónica
  • Información sobre el procedimiento quirúrgico
  • Obtener el consentimiento del paciente

Las indicaciones quirúrgicas que puede asumir cada médico dependen de su nivel de conocimiento y preparaciones en técnica quirúrgicas y dermatológicas. Se deberá tener en cuenta que en caso de dudar ante la lesión el médico deberá abstenerse de intervenir y derivar al paciente.

PRECAUCIÓN Y LIMITACIONES DE LA CIRUGÍA MENOR EN ATENCIÓN PRIMARIA
Precauciones en cirugía menor:

Deberemos de tener en cuenta las siguientes precauciones antes de realizar una intervención:

  • Hipersensibilidad cutánea a agentes de uso tópico.
  • Tratamiento con fármacos inmunosupresores
  • Precaución con la utilización de fármacos vasoconstrictores
  • Valvulopatía y profilaxis de la endocarditis bacteriana
Contraindicaciones en cirugía menor:

Por circunstancias locales:

  • No intervenir en lesiones malignas
  • Antecedentes de cicatrización hipertrófica o queloide
  • No intervenir en zonas de riesgo de estructuras nobles:
    • Cara y cuello
      • Angulo mandibular
      • Sien
      • Zona retroauricular
      • Canto interno del ojo
      • Triangulo posterior de la cara lateral del cuello.
    • Fosa supraclavicular
    • Axila
    • Ingle
    • Epitróclea
    • Cara palmar de la muñeca
    • Caras laterales de los dedos

Por circunstancias generales:

  • Antecedentes de reacción alérgica a anestésicos locales
  • Alteraciones de la coagulación patológica o farmacológica
  • Diabetes mellitas evolucionada
  • Vasculopatía periférica grave
  • Fallo orgánico grave
  • Coronariopatía
  • Situaciones que provoquen atrofia cutánea o interferencia con la cicatrización normal
  • Déficit inmunitario
  • Sujetos no colaboradores

 

INFRAESTRUCTURA

La realización de un programa de cirugía menor necesita de una serie de medios materiales.

 

SALA DE CIRUGÍA MENOR. INFRAESTRUCTURA Y MOBILIARIO

Sería interesante que cada centro de salud dispusiese de un área quirúrgica destinada específicamente a esa actividad.

En realidad puede realizarse en cualquier espacio limpio (consulta médica, de enfermería, de curas…) siempre que se garantice la existencia de dos pequeñas áreas estériles (el campo quirúrgico donde se interviene, y una superficie para la exposición del instrumental) y además reúna las siguientes condiciones mínimas:

  • camilla
  • fuente de luz dirigible
  • superficie auxiliar para colocación de material estéril
  • asiento
  • lavabo y agua corriente
  • contenedor para la eliminación de productos contaminados biológicamente.
Cirugia 1

En los centros en los que la cirugía menor se practique de modo habitual, debería habilitarse una sala de uso exclusivo o preferente para el desarrollo de esta actividad, a la que se le exigirían las siguientes características:

  • paredes y suelos que soporten una limpieza frecuente con hipoclorito exigible tras toda cirugía contaminante. Opcionalmente, sería deseable disponer de una zona que permita al paciente desvestirse en la intimidad.
  • Mesa operatoria de altura regulable, articulada y basculante, que garantice una posición confortable tanto para el profesional como para el paciente, cualquiera que sea la zona a intervenir. Se ubicará en el centro de la sala para permitir el acceso total.
  • Fuente de luz articulada y regulable en altura de luz fría, que permita una amplia maniobrabilidad multidireccional del haz de luz
  • Mesa auxiliar que permita exponer y desplazar el instrumental a una posición cómoda para el profesional (mesa de Mayo)
  • Asiento con ruedas y regulable en altura
  • Lavabo con grifo de cierre no manual y dosificador mecánico de jabón
  • Contenedores para la eliminación de productos contaminados
  • Vitrinas y/o mesas para almacenaje y clasificación de material, accesorios, lencería…
  • Equipo de reanimación cardiovascular instrumentalizado como elemento de seguridad, debiendo estar siempre disponible y accesible. Constará de: desfibrilador, laringoscopio, tubos endotraqueales, boquillas de Guedell, ambú, mascarillas, fuente de oxigeno, bomba de aspiración, equipos y soluciones para infusión parenteral, medicación de urgencia…
    En todo caso, el único requerimiento expreso para la práctica de la cirugía menor ante la posible reacción alérgica a anestésicos locales es disponer de viales de adrenalina.
  • Electribisturí monopolar o bipolar y algún equipo de crioterapia serían deseables como equipos adicionales de cualquier sala quirúrgica.

MATERIAL QUIRÚRGICO (FUNGIBLE Y NO FUNGIBLE)

La elección del instrumental es la piedra básica para el desarrollo de un programa de cirugía menor. El tipo de instrumentación, la calidad, el estado de conservación, intervienen de manera directa en la obtención de resultados adecuados. Cada material tiene su uso específico y, por lo tanto, deberá ser utilizado correctamente.

MATERIAL NO FUNGIBLE:
Bisturí:

Consta de dos elementos:

Una hoja cortante, normalmente desechable, y un mango de fijación

  • Mangos de bisturí: Los más utilizados son los mangos planos tipo Bard-Parker:
    • El número 3, para hojas de los números 10 al 15 (estándar en cirugía menor)
    • El número 4 con hojas del 18 al 24 (cirugía mayor)
  • Hojas de bisturí: Las más utilizadas en atención primaria son:
    • La número 15, es la más empleada para disecar tejidos
    • La número 11, para drenar absceso y retirar puntos
    • La número 10 (=15), pero más grande, útil para incisiones en piel gruesa
Cirugia 2

El montaje de bisturí se realiza con ayuda de un portagujas, tomando distalmente la hoja a su ranura de inserción y encajándola sobre el extremo del mango traccionando en sentido proximal. Para desmontarlo se levanta la hoja por su extremo proximal, se fija con el portaagujas y se empuja en sentido distal. Se debe realizar estas maniobras orientando el bisturí hacia el suelo para evitar accidentes.

El bisturí se debe coger de forma cómoda según el uso al que va destinado. En CM dado que el tamaño de las incisiones es pequeño, el bisturí se asirá como un lapicero, pudiendo apoyar la muñeca y el 5º dedo formando un puente que nos dota de mayor estabilidad lo que aumenta la precisión del corte. La piel se estabiliza entre el pulgar y el índice de la mano no dominante. La incisión se inicia por uno de los extremos del corte previsto, con la hoja colocada verticalmente, haciendo avanzar el vientre de al hoja y manteniendo una presión controlada, para terminar de nuevo con al hoja en posición perpendicular al plano de la piel. Se debe procurar cortar de una sola pasada todo el espesor de la piel, evitando la incisión mellada generada por múltiples cortes lo que origina fragmentos que se necrosan y retrasan la cicatrización.

Tijeras

Es el instrumento empleado para disecar y cortar tejidos; así como suturas y otros materiales. Según la forma de las hojas pueden ser rectas o curvas y atendiendo a su remate: romas, en punta o combinación de ambas.

Las tijeras mas utilizadas son:

  • Tijeras de material: para cortar hilos, apósitos, vendas... las de uso más generalizado son las tijeras de Mayo curvas de 14 cm
  • Tijeras de disección: de hojas mas afiladas, son para cortar tejidos y efectuar disecciones romas. Las más empleadas son las tijeras de Metzembaum curvas de 14 cm. Conviene reservarlas en exclusiva para este fin y así preservar su filo
Cirugia 3

Las tijeras se manejan introduciendo las falanges dístales de 4º y 1º dedo en las anillas, como todos los instrumentos quirúrgicos, apoyando el pulpejo del segundo dedo sobre las ramas.

La disección puede ser de dos tipos:

  • Cortante: acción habitual del corte con tijeras
  • Roma: se introduce entre los tejidos la tijera cerrada y se abre para así separarlos.

Es preciso tener una adecuada exposición de los tejidos sobre los que se va a incidir, evitando lesiones de estructuras importantes. La cautela será mayor en la disección cortante.

Una manera práctica para diferenciarlas es palpar la zona de corte, en el caso de las tijeras de disección la hoja es afilada mientras que en las de cortar materiales la hoja es más roma y con más superficie de corte.

Pota-agujas

Es el instrumento utilizado para la sujeción de las agujas curvas con las que se realizan las suturas.

En CM se recomienda el portaagujas tipo estándar de 10 o 12 cm. Que permite utilizar agujas de hasta 4/0. Se maneja igual que los otros instrumentos anillados (tijeras, mosquitos...) introduciendo falanges dístales de 1º y 4º dedos de la mano dominante, con el 2º dedo extendido hacia la punta.

Cirugia 4

La aguja se sostiene con la punta del portaagujas en la unión de su tercio medio con el posterior, formando un ángulo recto respecto al porta. Con la mano pronada se introduce la aguja en la piel con un ángulo de 90º empujándola progresivamente con un movimiento de supinación.

En ocasiones es necesario sujetar el portaagujas sacando los dedos de la anillas para garantizar un buen grado de pronosupinación.

Pinzas de disección

Instrumentos quirúrgicos que permiten sujetar tejidos y materiales mediante la fuerza ejercida por la presión de las ramas.

Se sujetan como un lápiz entre 1º, 2º y 3º dedos de la mano no dominante.

Atendiendo a su extremo distal se distinguen:

  • Pinzas de disección sin dientes: se emplean para retirar puntos o hacer hemostasia conjuntamente con el bisturí eléctrico.
  • Pinzas de disección con dientes: la piel se debe sujetar con estas pinzas ya que tolera bien la punción ejercida por los dientes frente al aplastamiento a que es sometida cuando se sujeta con las pinzas sin dientes.

Las pinzas de disección más comúnmente usadas en CM son:

  • Estándar: para manipular tejidos, materiales y hacer curas. Tamaño 13-14 cm.
  • De Adson: las más útiles por su manejabilidad y precisión. Tamaño 12 cm.
Cirugia 5
Pinzas de hemostasia

Permiten mantener una tracción continua mediante el cierre de un mecanismo de cremallera. Se emplean para traccionar tejidos, para clampar vasos sanguíneos y efectuar hemostasia, manejar drenajes y para la disección roma de tejidos.

Las características determinan su uso: las puntas finas, curvas y sin dientes se necesitan para vasos y estructuras pequeñas, mientras que las que tienen ramas más largas y fuertes son para tejidos gruesos.

Existen muchos tipos en función de su forma.

  • Criler, Kocher, Pean: de uso no habitual en CM.
  • Halstead: Comúnmente llamadas Mosquito. Son las empleadas en CM. Terminación curva y sin dientes. Tamaño 12 cm.
Cirugia 6
Erina

Instrumento quirúrgico formado por una caña de acero que termina en una o en sus dos extremidades en garfios.

En las intervenciones quirúrgicas delicadas, en las que se quiere preservar ciertas partes de la acción cortante del instrumento.

Cirugia 7
Cizallas

Instrumento quirúrgico con dos bordes cortantes anchos y afilados utilizado por fuerza para cortar elementos duros, como los anejos cutáneos (uñas). Muy útil en matricectomia.

Cirugia 8
Separadores

Instrumentos quirúrgicos empleados para mejorar la exposición del campo quirúrgico traccionando o retrayendo tejidos. Existen modelos de muy distinta forma, según el tipo de cirugía y la profundidad del campo en el que se actúe.

Cirugia 9
Utilización del material quirúrgico

Los instrumentos quirúrgicos se manejan introduciendo las falanges dístales de 1º y 4º dedo en las anillas apoyando el pulpejo del segundo dedo sobre las ramas (para realizar fuerza) y el tercer dedo como apoyo y estabilizador del instrumento.

Cirugia 10

En algunas publicaciones se ha optado por utilizar dos tipos de configuraciones quirúrgicas. Las cajas de instrumental para cirugía menor mínima y para cirugía menor avanzada.

LA CAJA DE CIRUGÍA MENOR MÍNIMA ESTA COMPUESTA POR:

  • Un mango de bisturí del numero 3, con hojas desechables de los números 10 y 15
  • Un porta agujas estándar de 14 cm
  • Dos pinzas de hemostasia tipo mosquito curvas sin dientes
  • Unas pinzas de disección tipo Adson de 12 cm con dientes
  • Unas pinzas de disección estándar de 14 cm sin dientes
  • Unas tijeras Mayo de 14 cm rectas con terminación roma
  • Unas tijeras de Metzembaun de 14 cm curvas con terminación roma

LA CAJA DE CIRUGÍA MENOR AVANZADA presenta el mismo material de la caja anterior más:

  • Separadores de doble uso
  • Unas tijeras de disección Iris curvas
  • Un porta agujas estándar de 16 cm
  • Unas pinzas Kocher
  • Un mango de bisturí del número 4 con hojas desechables del número 21

Otros:

  • Bisturí eléctrico
  • Material de crioterapia.
Material fungible:
  • Guantes estériles
  • Hoja de bisturí
  • Puch de biopsia
  • Suturas reabsorbible y no reabsorbibles
  • Grapadoras
  • Suturas adhesivas
  • Jeringas
  • Vendas
  • Frascos para biopsias
  • Antisépticos
  • Anestésicos
  • Formalaldheido
  • Etc.

TRATAMIENTO Y CONSERVACIÓN DEL MATERIAL QUIRÚRGICO

El material quirúrgico no desechable esta fabricado con aleaciones de acero, de elevado precio por lo que debe de ser conservado correctamente para no deteriorarlo después de su utilización.

El instrumental y material quirúrgico deberá estar convenientemente preparado y clasificado, dispuesto para su uso en vitrinas o cajones preservado del polvo y alejado de fuentes de calor o humedad que puedan alterar el envase de aislamiento.

Recién acabada la intervención el material se sumergirá en un detergente enzimático específico para instrumental que evite la adherencia de restos orgánicos secos, después se limpiarán con cepillos o esponjas no abrasivas, se enjuaga con agua corriente y se seca minuciosamente. Durante este proceso deben evitarse los golpes y maltratos que deterioren el instrumental (puntas de pinzas, asas de bisturí.) así como el contacto prolongado con agentes químicos que puedan dañarlos (suero salino, nitrato de plata, compuestos de yodo, y la propias soluciones desinfectantes concentradas).

La esterilización se realiza en bolsas desechables cerradas con cinta adhesiva termoestable que verifica la acción de la autoclave (método de esterilización más utilizado en los centros de A.P). Nunca se debe dar por supuesta y todos los procesos deben ser controlados y validados por las personas encargadas de realizarlas. Se desecharan los envases deteriorados.

ASPECTOS MEDICO LEGALES

INFORMACIÓN AL PACIENTE Y CONSENTIMIENTO INFORMADO

Por consenso se puso en marcha un documento de consentimiento informado, basado en el artículo 10 de la Ley General de Sanidad de 25 de Abril de 1986 y en la Ley reguladora del consentimiento informado del 28 de Mayo de 2001 de la Xunta de Galicia, que se le entrega al paciente el día de la citación para el acto quirúrgico.
La Ley de Galicia de 3/2001 de la historia clínica y del consentimiento informado regula los requisitos necesarios para el desarrollo de las técnicas quirúrgicas que realizamos en atención primaria y define el consentimiento informado como:

La conformidad expresa del paciente, manifestada por escrito, previa a la obtención de la información adecuada, para la realización de un procedimiento diagnóstico o terapéutico que afecte a su persona y que comporte riesgos importantes, notorios o considerables.

En dicho documento se le informa, verbalmente y por escrito, al paciente, de manera objetiva, por parte del médico que va realizar la intervención, del diagnóstico, del tipo de intervención que se le va a realizar, el objetivo de dicha intervención, de los procesos sobre los que se tendría que tomar medidas especiales (alergia a anestésicos locales, alteraciones de la coagulación, antecedentes de cicatrización queloide o hipertrófica), trastornos circulatorios, inmunodeficiencias, hepatitis aguda o crónica. Y se hace una valoración de los riesgos frecuentes y personalizados.
Dicha información se realiza con el tiempo suficiente para que el paciente pueda reflexionar y decidir libremente.

Dicha información se realiza con el tiempo suficiente para que el paciente pueda reflexionar y decidir libremente.

El documento deberá contener:

  • La identificación del paciente, la identificación del centro, la identificación del medico, la identificación del procedimiento, la declaración de dar consentimiento, ya sea por el paciente, su representante legal o familiar, la posibilidad escrita de poder revocar el consentimiento en cualquier momento, lugar, fecha y consentimiento autógrafo del paciente (familiar o representante legal), junto a la firma del médico.

En el documento quedará constancia de que el paciente recibe una copia del documento y de la comprensión de la información. Otra copia deberá incluirse en la historia clínica.

En el Sergas los “procedimientos clínicos en Atención Primaria” define las características en cuanto a los criterios mínimos de calidad, índice de cobertura y evaluación

Criterios mínimos de calidad:

  1. En la historia clínica quedará constancia de:
    • Diagnóstico
    • Consentimiento del paciente
    • Anamnesis preoperatoria:
      • Alergia a anestésicos (*)
      • Alteraciones de la coagulación
      • Consumo anticoagulantes/ antiagregantes
      • Antecedentes de cicatrización queloidea/ hipertrófica
    • Resultado anatomo-patológica (**)
    • Complicaciones

    • (*)Excepción: Intervenciones sin anestesia o crioterapia
    • (**) No lo necesitan las piezas obtenidas por técnicas destructivas, avulsión ungueal, drenaje de abscesos y reparación de heridas cutáneas
  2. Deberá un registro específico y unificado donde constará (Sistema de registro):
    • Identificación del paciente y del médico
    • Día de intervención
    • Técnica empleada y anestesia
    • Diagnostico previo
    • Remisión a anatomía-patológica
    • Diagnóstico anátomo-patológico
  3. Deberá constar en la historia clínica un plan de cuidados posterior a la intervención

ENVÍO DE MUESTRAS PARA EL ESTUDIO HISTOLÓGICO

Se deberá remitir al Servicio de Anatomía Patológica de nuestro hospital de referencia las muestras obtenidas en las intervenciones con la excepción de las muestras obtenidas por:

  • Cirugía destructiva (criocirugía, electrocirugía, quimiocirugía)
  • Avulsión ungeal con o sin matricectomia
  • Drenaje de abscesos
  • Reparación de heridas cutáneas con o sin Friederich

Sin este recurso no se deberían extirpar lesiones.

ANESTESIA

ANESTESIA LOCAL

El empleo de anestésicos locales en cirugía menor tiene por objeto conseguir el control del dolor que implica la intervención, lo que requerirá, según el caso, de la elección de una de las tres técnicas empleadas: la aplicación tópica, la infiltración local y el bloqueo nervioso.

Los anestésicos locales son sustancias químicas que bloquean la permeabilidad de la membrana celular al sodio, con lo que se impide de manera reversible la transmisión del estimulo doloroso. Se pueden utilizar solos o en combinación con otras sustancias con el fin de optimizar el proceso. De este modo se implican también en la anestesia local sustancias como la adrenalina o el bicarbonato sódico.

TIPOS DE ANESTÉSICOS LOCALES

Las sustancias químicas, actualmente utilizadas de manera regular en la cirugía menor, pertenecen al grupo de las amidas; estando en desuso aquellas que formaban parte del grupo de los ésteres como la procaína, tetracaína, novocaína, benzocaina por su toxicidad y mayor poder alergénico.

AMIDAS

Pertenecen a este grupo la Lidocaina y la Mepivacaina como las más frecuentemente disponibles y por lo tanto utilizadas en la cirugía menor practicada en el ámbito de la Atención Primaria. Otras sustancias son: bupivacaina, prilocaina y artricaina.

Lidocaina:presentada en concentraciones al 1% y al 2% para la anestesia y al 5% como antiarrítmico por lo que conviene comprobar siempre el etiquetado ya que existen presentaciones con envases indiferenciables. Se aconseja la utilización de la del 1% a dosis de 4,5 mg/kg con un máximo de 300 mg (30ml= 3 ampollas de 10 ml) si se emplea sola, o de 7 mg/kg con un máximo de 500 mg (50ml=5 ampollas de 10ml) si se mezcla con adrenalina. En niños las dosis son 1,5-2,5 mg/kg sin adrenalina 3-4 mg/ con adrenalina

Mepivacaina: disponible al 1% y al 2%. La dosis son de 3mg/kg con máximo de 300 mg sin adrenalina y de 5mg/kg , máximo 500 mg con adrenalina. En niños 1,5-2,5 mg/kg.
La duración e inicio de la acción anestésica varía según los textos consultados estableciéndose diferencias según el producto empleado. Dichas diferencias son más teóricas que reales, con lo que a efectos prácticos la referencia puede ser: inicio de acción a los cinco minutos y duración de 1 hora a hora y media.

TÉCNICAS ANESTÉSICAS

ANESTESIA TÓPICA

Indicada en procedimientos que implican a pequeñas áreas de piel (punciones...), en actuaciones rápidas y no profundas (curetaje de molluscum, afeitado de acrocordones pequeños…), cuando no está indicada la infiltración de anestesia (desbridamiento de escaras…) y como preanestesia con la intención de disminuir las molestias de la infiltración de anestésico.

Crema EMLA:Mezcla de lidocaina al 2,5% y prilocaina al 2,5%. Se aplica la crema en piel, generalmente cubriéndola con un apósito oclusivo plástico durante 45 a 90 minutos.

Cirugia 11

Cloruro de etilo:
Aerosol refrigerante de agente volátil que se aplica sobre la piel durante 5 -6 segundos, hasta que esta se pone blanca con lo que se consigue un enfriamiento tisular que alcanza los -200º C que insensibiliza la zona...

ANESTESIA POR INFILTRACIÓN

Se persigue la delimitación anestésica de la zona a intervenir mediante la punción con aguja subcutánea y la infiltración de sustancias químicas: anestésicos solos o en combinación.

  • Angular o romboidal: se practican dos punciones en los extremos opuestos de la lesión delimitando una zona romboidal al rectificar la dirección de la aguja en abanico sin llegar a extraerla. Se utiliza en pequeñas superficies.
  • Solapamiento o imbricación: se realizan trayectos lineales sucesivos, empezando el nuevo trayecto donde finalizó el anterior hasta rodear completamente la lesión. Necesaria en superficies más amplias.
  • Bordes abiertos: en heridas limpias se puede infiltrar los bordes desde el interior de las mismas con la que la técnica es menos dolorosa.
Cirugia 12

La combinación de anestésico con otras sustancias se utiliza para optimizar la técnica de la anestesia por infiltración, minimizando sus inconvenientes:

  • Vasoconstrictor: fundamentalmente adrenalina (1:100.000 que se obtiene al diluir 0.1 ml de adrenalina 1:1000 en 10 ml de suero). Se atenúa el sangrado operatorio, se prolonga el efecto del anestésico y se reduce su toxicidad. Existen mezclas comerciales y si no se dispone de ellas se puede reinfiltrar con la adrenalina diluida después de haber anestesiado. No se aconseja superar un máximo de 5 ml de la dilución de adrenalina y evitar su uso en zonas acras (dedos, orejas, nariz, pene) por el riego de necrosis debido a la isquemia. Su uso estaría contraindicado en enfermos con arritmias, hipertiroideos, ancianos, diabéticos, hipertensos, distonías neurovegetativas e infección de la zona.
  • Alcalinizante: la utilización de un agente alcalinizante tiene por objeto disminuir el dolor de la propia infiltración. Se emplea para este fin la adicción a 1 ml de solución anestésica de 0,1 ml de suero bicarbonatado sódico al 8,4%. Tiene como inconveniente que aumenta considerablemente el tiempo de latencia.

BLOQUEO NERVIOSO

Infiltramos la vecindad de un tronco nervioso para anestesiar todo el territorio de distribución distal. El más practicado por su utilidad y sencillez es el bloqueo digital para la cirugía de manos y pies.

La técnica consiste en infiltrar 1 ml de anestésico sin vasoconstrictor en ambas caras laterales de la raíz del dedo, con la aguja perpendicular al plano de la piel. Se debe esperar un mínimo de 5 minutos, verificando la insensibilidad antes de intervenir y esperando el tiempo necesario si esta no se constata.

Cirugia 13

PRECAUCIONES Y REACCIONES ADVERSAS
  • Dolor:
    Disminuir el dolor de la infiltración maximiza la intencionalidad del acto anestésico. Son medidas destinadas a este fin, las ya mencionadas adicción de alcalinizante a la solución anestésica y la aplicación de sustancias tópicas como preanestesiaos; y además: evitar mezcla con vasoconstrictor (acidifica la solución), calentar con las manos el anestésico, punciones sucesivas en zonas ya anestesiadas, infiltración lenta y progresiva, agujas finas.
  • Infección:
    Técnica aplacada con asepsia disminuye las posibilidades de infección
  • Hematoma:
    Manipulación cuidadosa de la aguja. Los cambios de dirección sin extracción de aguja convienen realizarlos retirándola lo máximo posible antes de hacer cualquier movimiento lateral.
  • Toxicidad:
    La toxicidad aparece por sobredosificación y es evitable respetando las dosis máximas administrables con lo que hay que verificar siempre las concentraciones de l

Aviso a pacientes y familiares

La información recogida en esta página web está dirigida, únicamente, a profesionales sanitarios de la atención primaria. No deberá utilizar su información para diagnosticar o tratar ninguna enfermedad o problema de salud. Si presenta o duda sobre existencia de un problema de salud deberá contrastar esta información con su médico de cabecera.

Siguenos en redes


logo

1aria recoge información de primera mano y redactada por profesionales acerca de la atención primaria. Así, no sólo recoge información de diagnóstico, tratamientos y medicaciones sino tambien acerca de destrezas y habilidades únicas en la práctica médica diaria.

GSK colabora mediante una beca no condicionada en la mejora del diseño de de esta webApp. GSK es independiente del contenido de esta web

PONTE EN CONTACTO

Si tienes alguna duda, pregunta o sugerencia, no dudes en ponerte en contacto:


1aria@1aria.com

Utilizamos cookies
Utilizamos cookies para mejorar su experiencia web. Algunas cookies son necesarias para ejecutar la web. Otras son opcionales: las cookies de rendimiento nos muestran como utiliza nuestra web y sus características, las cookies funcionales recuerdan sus preferencias. Política de Cookies
Mostrar detalle