NOVEDADES EN EL JURAMENTO MÉDICO - DECLARACIÓN DE GINEBRA

Incluido en octubre de 2017

PROMESA DEL MÉDICO COMO MIEMBRO DE LA PROFESION MÉDICA:

PROMETO SOLEMNEMENTE dedicar mi vida al servicio de la humanidad;

VELAR ante todo por la salud y el bienestar de mi paciente;

RESPETAR la autonomía y la dignidad de mi paciente;

VELAR con el máximo respeto por la vida humana;

NO PERMITIR que consideraciones de edad, enfermedad o incapacidad, credo, origen étnico, sexo, nacionalidad, afiliación política, raza, orientación sexual, clase social o cualquier otro factor se interpongan entre mis deberes y mi paciente;

GUARDAR Y RESPETAR los secretos confiados a mí, incluso después del fallecimiento del paciente;

EJERCER mi profesión a conciencia y dignamente y conforme a la buena práctica médica;

PROMOVER el honor y las nobles tradiciones de la profesión médica;

OTORGAR a mis maestros, colegas y estudiantes el respeto y la gratitud que merecen;

COMPARTIR mis conocimientos médicos en beneficio del paciente y el avance de la salud;

CUIDAR mi propia salud, bienestar y capacidades para prestar atención médica del más alto nivel;

NO EMPLEAR mis conocimientos médicos para violar los derechos humanos y las libertades ciudadanas, incluso bajo amenaza;

HAGO ESTAS PROMESAS solemne y libremente, bajo mi palabra de honor.

Declaración adoptada por la 2ª Asamblea General de la AMM Ginebra, Suiza, Septiembre 1948 y enmendada por la 22ª Asamblea Médica Mundial Sydney, Australia, Agosto 1968 y la 35ª Asamblea Médica Mundial Venecia, Italia, octubre 1983 y la 46ª Asamblea General de la AMM Estocolmo, Suecia, Septiembre 1994 y revisada en su redacción por la 170ª Sesión del Consejo Divonne-les-Bains, Francia, Mayo 2005 y por la 173ª Sesión del Consejo, Divonne-les-Bains, Francia, Mayo 2006 y enmendada por la 68ª Asamblea General de la AMM, Chicago, Estados Unidos, Octubre 2017

La Asociación Médica Mundial aprobó en su 68ª Asamblea General, celebrada este mes de octubre en Chicago, una nueva versión de la Declaración de Ginebra, equivalente del juramento hipocrático, de carácter básicamente ético, que hacen aquellos que se gradúan en Medicina. La actualización ha supuesto la incorporación de dos conceptos clave como son la autonomía del paciente y el cuidado de la salud del propio profesional. Otros aspectos han sido revisados como la relación médico-paciente, la confidencialidad y el respeto por los maestros y colegas, de acuerdo con los cambios y la evolución de la profesión médica.

Desde su elaboración en 1948, la Declaración se ha convertido en un documento central de ética médica y una versión moderna del Juramento Hipocrático de hace 2.500 años. Su última revisión se produjo en 2006, considerándose la recién realizada como la más importante al haberse dado la posibilidad de que toda la profesión médica participase y aportase, tras haber estado abierta y expuesta desde 2016 a todos los médicos del mundo.

"Respetaré la autonomía y la dignidad del paciente", se convierte en la frase más novedosa de la Declaración revisada. Con ella se completan los cuatro principios fundamentales de la ética médica que todo profesional debe aplicar. Principio de autonomía, Principio de beneficiencia, Principio de no maleficencia y Principio de justicia".

El otro aspecto novedoso es el del compromiso del médico con el cuidado de su propia salud, bienestar y capacidad de prestar la atención médica del más alto nivel. Con este artículo se sella la garantía de la salud del propio paciente. También se incluye la obligación de que el profesional comparta los conocimientos médicos "en beneficio de sus pacientes y el progreso de la salud".

Además, se modifican algunos de los puntos que configuran la Declaración que pasan a ser 13 en lugar de los 11 anteriores. Así, en el nuevo texto el médico no consagra sino "dedica su vida al servicio de la humanidad". Y no solo velará por la salud del paciente sino también por su bienestar.

El respeto y gratitud que el médico otorga a sus maestros se extiende, a partir de ahora, a sus colegas y a los estudiantes de Medicina, mientras se suprime el punto de "considerar como hermanos y hermanas a los colegas médicos". En la nueva Declaración el facultativo se compromete a ejercer la profesión no solo "a conciencia y dignamente", como figuraba en anteriores versiones sino, "conforme a la buena práctica médica".

La aspiración de la Asociación Médica Mundial es que la reciente actualización de la Declaración de Ginebra llegue a convertirse en la base de un código ético mundial para todos profesionales dedicados a la Medicina.

Compartir artículo: