El uso del TENS. Estimulación nerviosa transcutánea

image

VIDEO - El uso del TENS. Estimulación nerviosa transcutánea

EL USO DEL TENS. ESTIMULACIÓN NERVIOSA TRANSCUTÁNEA

Seguiremos los siguientes pasos:

  1. Colocar los electrodos del TENS en los lugares donde el dolor sea más agudo. Es importante que esta zona este limpia y sin vello.
  2. Estimulando estos receptores con frecuencias comprendidas entre 2 Hz y 150Hz y con una semionda cuadrada positiva con un pico negativo, se ha descubierto que es posible bloquear las señales dolorosas e interrumpir así el mecanismo de la percepción del dolor.

Material utilizado:

  • Aparato del TENS
  • Electrodos

EL USO DEL TENS PARA LA ESTIMULACIÓN NERVIOSA TRANCUTÁNEA

Estimulando estos receptores con frecuencias comprendidas entre 2 Hz y 150Hz y con una semionda cuadrada positiva con un pico negativo, se ha descubierto que es posible bloquear las señales dolorosas e interrumpir así el mecanismo de la percepción del dolor.

Estas frecuencias, además de eliminar el dolor, estimulan al encéfalo para que produzcan betaendorfinas, es decir, unas sustancias particulares que poseen una potente acción analgésica y que infunden en el paciente una difusa sensación de bienestar.

El microprocesador permite variar la frecuencia y la amplitud de los impulsos y obtener 3 funciones complementarias como el Burst, Modulación y Automatic.

Seleccionado la función BURST, de la TENS saldrá una frecuencia fija de 100 Hertzios compuesta de 7 impulsos de 60 milisegundos de duración separados por una pusa de 400 milisegundos. Sirve también para hacer gimnasia pasiva

La función MODULACIÓN de la TENS saldrá impulsos modulados en amplitud, que puede regularse con frecuencias Bajas-Medias-Altas. Los impulsos se emiten durante un segundo aproximadamente con una mínima amplitud, la cual aumenta después progresivamente hasta alcanzar su pico máximo, permaneciendo en esta situación durante 5 segundos para después volver a bajar. puede resultar muy útil para aminorar dolores crónicos.

La función AUTOMATIC de la TENS parte con una frecuencia alta entorno a los 150 Hz que hace que desaparezca velozmente el dolor, tras un periodo de tiempo de 1/3 de tiempo prefijado, pasa a una frecuencia media de 75 Hz, que presenta la ventaja de prolongar el efecto analgésico durante varios días y, después de 2/3 del tiempo preseleccionado, pasa a la frecuencia baja de 5 Hz, que procede a acelerar el flujo de la sangre y a favorecer la eliminación de desechos tóxicos.

Las frecuencias más altas, entre 100 y 150 Hz presentan la ventaja de que hacen desaparecer el dolor muy velozmente, por tanto son adecuadas para el tratamiento de todas las formas traumáticas agudas, pero su benéfico efecto no es a largo plazo en el tiempo como sucede, en cambio, en el caso de las frecuencias medias.

Las frecuencias medias, entre 60-90 Hz, eliminan el dolor más lentamente, por tanto son adecuadas para la terapia de todas las afecciones crónicas ya que presenta la ventaja de que su efecto analgésico se prolonga en el tiempo durante días.

Las frecuencias bajas, entre 2-40 Hz, son las más adecuadas para acelerar el flujo sanguíneo, para drenar las toxinas y también tiene la ventaja de que, aunque el dolor desaparece más despacio, una vez eliminado, no vuelve a aparecer hasta por lo menos pasadas unas semanas.

Compartir artículo: